Ciutat Meridiana

Los primeros pobladores eran trabajadores provenientes de diversos lugares de la península ibérica, muchos de origen andaluz. Además, los nuevos pobladores de este barrio eran mayoritariamente jóvenes, con un elevado índice de analfabetismo y con una tasa de paro que rondaba el 25%, muy superior al resto de la ciudad de Barcelona. Por lo tanto, ya desde su nacimiento, el barrio de Ciutat Meridiana nacía con importantes deficiencias estructurales, sociales y económicas, convirtiéndose en el apéndice de una Barcelona que le daba la espalda metafóricamente y geográficamente.

Gracias a la lucha vecinal de los años 70 y 80, el barrio comenzó a contar con equipamientos necesarios para su funcionamiento, tales como escuelas, centros médico-sanitarios o espacios de ocio (teatros, cines). La década siguiente se convirtió en un acentuado proceso de despoblación durante los años 80 y 90, aunque con la llegada del nuevo milenio y las nuevas oleadas migratorias provocaron una cierta revitalización del barrio. Con todo, el estallido de la crisis del año 2008 y las ejecuciones hipotecarias han castigado con mucha crudeza un barrio frágil y vulnerable.

Como ejemplo de esta realidad, podemos constatar que hasta bien entrado el siglo XXI no llegó la conexión con metro (ligero) con el resto de la ciudad (la Línea 11), y aún hoy el barrio de la Ciudad Meridiana permanece olvidado y incluso desconocido para buena parte de los barceloneses e incluso por las autoridades municipales, comarcales y provinciales.

POBLACIÓN 10.527

POBLACIÓN POR LUGAR NACIMIENTO:

Bcn- 34,9%

Resto Cataluña- 3,3%

Resto España- 23,3%

Extranjero- 38,4%

Principales nacionalidades: Pakistán, ecuador y marruecos

Por otra parte, en el barrio de Ciutat Meridiana es donde se producen más desahucios. El perfil más frecuente de desahuciadas corresponde familias inmigrante que pagar un alto precio entre 2004 y 2008 para viviendas de 60 metros cuadrados.

Ciudad Meridiana, con casi 11.000 habitantes y un 40% de inmigración (el doble de la media de Barcelona) se ha alimentado de sucesivas oleadas migratorias.

“Aquí leemos en haber 11 inmobiliarias”, Recuerda el presidente de la Asociación de vecinos, Fili Bravo. “Lo que sé leer a permitirse” hoy le quita el sueño: “Aquellas barbaridades las firmaron Notarios y directoras de oficinas de cajas y bancos que hoy se Lavan las manos”. Bravo asegura que hay 400 desahucios pendientes. Se judías y Bravo se tira toda la mañana barrio llega, barrio abajo, entre los dos desahucios previstos para esta mañana. Los dos se pararon gracias a la presencia de vecinos y activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y la Entidad 500 x 20, centrada en cuestion de vivienda.